Trasfondo del Webcomic: La Guerra del Advenimiento (Tercera parte)


Concluimos la historia de Kirian, el portaestandarte de la Muerte:

Aqui la primera parte.

Aqui la segunda parte.

Despertó en las cloacas, en un túnel que conducía a la salida a unos kilómetros de la entrada de la ciudad, mas allá de su pequeña empalizada. No recordaba nada a partir de que había perdido el conocimiento golpeado por el enano. Había soñado con su infancia, el día que alcanzo la mayoría de edad a los trece años, el rito de iniciación….

La hoguera atiborraba la atmósfera de calor que quemaba a la joven Kirian, nerviosa ejecutaba la danza alrededor del fuego tal como la habían enseñado sus ancianos. Su tribu celebraba la mayoría de edad representando el día que alcanzaron la libertad tras años de esclavitud. Sus tobillos se hallaban encadenados y portaba una espada en ambas manos. La ceremonia consistía en rápidos movimientos acrobáticos destinados a cortar elegantemente los cepos de la chica de enfrente y después la de atrás, las heridas accidentales eran normales pero era el precio de la libertad. Kirian rompió el cepo de la chica enfrente suyo y sintió como le cortaban el de su pie. Después ella y todas sus compañeras bailaron más rápidamente y volvieron a saltar para cortar el último cepo y todo se volvió rojo de nuevo…

Kirian sabia que estaba soñando por que nunca recordaba nada de cuando se desvanecía, de repente la imagen se congelo ella estaba detenida en el aire sujetando una espada con ambas manos mientras con la cara desfigurada por la rabia atacaba a la chica detrás suya. Kirian se vio a si misma con quince años contemplándolo todo, del centro, donde estaba antes la hoguera había una figura oscura. Era un hombre alto con barba larga y gris, los ojos eran profundos y penetrantes, sujetaba una guadaña que usaba como si fuera un bastón, se acerco a Kirian.

Te he elegido como mi portaestandarte, serás mi voz y la mano que ejecute mi voluntad, jamás morirás por que tú eres la muerte. La hora de recoger la siembra ha llegado – extendió los brazos acercándole la Guadaña.- . Esta es Segadora de Almas tu y ella sois uno. Viste mis colores, ve y dile al mundo que Thanos Buenamuerte ha despertado al fin.- y entonces Kirian despertó.

En el suelo había una espada elfica, limpia salvo por la mugre del suelo, se la guardó como pudo entre sus ropas. Al levantarse conforme iba recordando los detalles del sueño se fue dando cuenta que ahora vestía una coraza negra ribeteada de blanco, llevaba una capa con capucha y sujetaba una guadaña – tenia runas por toda la empuñadura y el filo y parecía vibrar y emitir un suave ronroneo – salio a la superficie y un caballo negro como la noche le recibió. Kirian subió sin pensárselo a pesar de que nunca había cabalgado ninguno y se dirigió al oeste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: